Dra. Mercedes Bernardá


Compartir:
¿Por qué los niños deben viajar en sistema de retención infantil?

Los niños tienen una estructura muscular y ósea diferente a la de los adultos. Sin embargo, la mayoría de los vehículos están diseñados para el transporte de personas mayores, por lo que se hace necesaria la utilización de elementos extras de seguridad, con el fin de que los más pequeños puedan viajar seguros.

Los Sistemas de Retención Infantil (SRI), que cumplen con normas técnicas internacionalmente reconocidas, están pensados para sujetar correctamente el cuerpo del niño, contribuyendo a reducir las lesiones severas o fatales que puede sufrir.

Por esta razón, LOS NIÑOS DE TODAS LAS EDADES, HASTA LA ALTURA DE 1,50 MTS DEBEN VIAJAR SIEMPRE CON SRI, DURANTE TODO EL TRAYECTO.

RECOMENDACIÓN

Si usted tiene un bebé a bordo y el vehículo se encuentra en movimiento, no lo saque nunca del SRI. Para amamantarlo o calmarlo, se recomienda detener el auto en un lugar seguro fuera de la ruta o la calle. Aliméntelo con el auto detenido, vuelva a colocarlo en el SRI, de forma segura, y continúe su recorrido.

En Uruguay el uso de SRI para niños que miden menos de 1,5 metros de altura es obligatorio en todos los vehículos particulares. 

ANTES DE ADQUIRIR EL SISTEMA DE RETENCIÓN INFANTIL

  • De ser posible, se recomienda la adquisición de un SRI nuevo, evitando los de segunda mano, ya que es la única manera de asegurarse que el elemento no ha participado de siniestros de tránsito anteriormente, ni ha sido mal usado.
  • En caso de recibir un SRI prestado por familiares o amigos, siempre consulte sobre su estado de conservación y verifique su fecha de vencimiento. Generalmente, esta información la encuentra en la carcasa de la silla y/o en el manual de la misma.
  • Asegúrese que el SRI sea compatible con los anclajes (cinturón de seguridad de 2 o 3 puntas, ISOFIX o LATCH) y quepa (sin esfuerzo) en el vehículo en el que se instalará. No se recomienda instalar anclajes que no estén incluidos de origen en el vehículo, ni en la silla. De ser posible se recomienda que, antes de comprarlo, se pruebe en el vehículo.
  • Compruebe que el SRI cumpla con alguna de las normas técnicas internacionalmente reconocidas.

COMO INSTALAR UN SISTEMA DE RETENCIÓN

Todas los SRI deben ser instalados de acuerdo con las instrucciones del fabricante y el manual del vehículo. A continuación, algunos consejos útiles para el momento de su instalación en el vehículo:

  • Cada vez que utilice el SRI, verifique que esté bien instalado. Con su mano no hábil, tome el SRI desde la base e intente moverlo con fuerza moderada. Si se mueve más de 2,5 centímetros, necesita ser instalado nuevamente.
  • Siempre que coloque al niño en el SRI, verifique que los arneses estén correctamente ajustados con la “prueba del pellizco”, que consiste en intentar pellizcar la tela del arnés. Si logra agarrar más de 1 cm de tela, no está lo suficientemente ajustado.
  • No incorpore al SRI elementos (juguetes, colgantes, sonajeros, mordillos, espejos, tabletas, parlantes, sombrillas) que no estén incluidos de fábrica, ya que en caso de sufrir una frenada brusca o un choque, podrían comprometer el correcto funcionamiento del mismo e, incluso, herir al niño y a otros ocupantes.
  • No se apresure a cambiar de grupo SRI. Siempre procure que el niño viaje en él hasta llegar al peso máximo que este soporta.
  • Si tiene dudas sobre la instalación o colocación del niño en la sillita, acuda al Punto de Chequeo de la Fundación Gonzalo Rodríguez www.gonzalorodriguez.org. El Punto de Chequeo es un espacio en el que técnicos de la Fundación verifican la correcta instalación de los Sistemas de Retención Infantil (SRI). Esta actividad es gratuita y se realiza con agenda previa, para asegurar la atención correcta de todos los interesados.

¿CUÁNDO SE DEBE CAMBIAR EL SRI?

  • Si el SRI participa en un choque, aunque no vaya ocupado por un niño.
  • Cuando expira la fecha de caducidad.
  • Si el SRI tiene daños visibles (carcasa, broches, arneses, anclajes) o alguna de las partes se pierde.
  • Cuando ya no soporta el peso del niño que la utiliza, debe ser remplazado por otro SRI que se ajuste a las características del pequeño.

*El artículo contiene información proporcionada por Fundación Gonzalo Rodríguez www.gonzalorodriguez.org en base a artículo de Mathías Silva.

*La Dra. Mercedes Bernadá es Profesora Agregada de Pediatría (Facultad de Medicina Universidad de la República).