Dra. Loreley García  


Compartir:
Cómo prevenir lesiones en niños de 3 a 5 años

A los 4 y 5 años, los niños desarrollan una gran confianza en sí mismos que los impulsa a situaciones peligrosas, producto de su inexperiencia e inmadurez. 

Aparentan una gran autonomía y responsabilidad. Sin embargo, los adultos no deben confiarse demasiado, ya que estos pueden transformar un juego seguro en una situación de riesgo. Por ejemplo, una de las típicas distracciones es cruzar la calle en busca de una pelota, pero sin mirar. 

El hogar es donde, generalmente, ocurren las lesiones de los niños a esta edad, y en muchos casos tiene que ver con la falta de vigilancia de los padres o adultos. 
      
En ocasiones se deja al alcance de los niños objetos punzantes o cortantes, recipientes con líquido caliente o hirviendo y sustancias tóxicas envasadas en botellas de refresco. También existen escaleras, balcones y azoteas de fácil acceso, o se almacena agua en bañeras y tanques sin la protección debida.

Estas situaciones de riesgo pueden provocar heridas, quemaduras, intoxicaciones, caídas, electrocución, asfixia, entre otros graves problemas.

Aquí algunas recomendaciones: 

Atención al tráfico: 

-    Es necesario explicarle al niño por qué es importante alejarse del tráfico. Pedirle que no juegue en la calle ni corra tras las pelotas que se van a la calle.

Cuidado al andar en bicicleta: 

-    Inculcar al niño el uso del casco al andar en bici. Elegir zonas seguras para transitar, como ciclo-vías, principalmente lejos del tránsito pesado.  

Para evitar ahogamiento:

-    No dejar a los niños solos en la bañera, piscinas, piletas o en zonas donde haya agua estancada. Las piscinas deben estar protegidas por rejas para que el niño pequeño no tenga acceso. Las clases de natación en niños menores de 4 años no brindan seguridad, ya que la destreza a esta edad es limitada.

Para evitar lesiones:

-    A partir de los 5 años los niños tienen un mayor contacto con otros ambientes, como la escuela, los sitios de recreación o esparcimiento y la vía pública. Sin embargo, los accidentes en el hogar y sus alrededores también se mantienen.

-    Las lesiones más frecuentes suelen estar relacionadas con el desarrollo psicomotor, como contusiones, heridas en la cabeza y fracturas provocadas, principalmente, por caídas accidentales. 

-    Impedir que los niños jueguen cerca de barandas o muebles altos, que suban a la azotea, a los árboles sin ser supervisados, así como postes u otros sitios peligrosos evita el riesgo de lesiones graves por caídas.