Dra. Loreley García  


Compartir:
Cómo prevenir lesiones en niños lactantes (de 0 a 1 año de edad)

En esta etapa de la vida es importante que la casa sea un lugar seguro. En ese sentido, debemos asegurarnos que no haya ningún objeto que pueda representar un peligro para el niño.

Hasta, aproximadamente, los 7 y 8 meses su movilidad es limitada. Sin embargo, a partir de esta edad pueden comenzar a gatear y sentir el gusto por tocar, atrapar y llevarse todo a la boca.

Así las cosas, es recomendable: 

Para evitar lesiones en cabeza y cuello: 

-    No realizar movimientos bruscos con los recién nacidos, ya que los músculos de su cuello son muy débiles y no tienen la capacidad de sostener su cabeza.

-    Los barrotes de la cama deben tener una distancia no menor a 10-15 centímetros entre cada uno, para evitar la comprensión de cuello y cabeza; y la altura de estos debe superar los 60 centímetros. 

Para evitar atoramiento y asfixia por cuerpo extraño: 

-    Cortar sus alimentos en pedacitos pequeños. No permitir que juegue con nada que le cubra la cara o sea difícil de tragar (monedas, caramelos, canicas).

Para evitar quemaduras: 

-    Asegurar que la temperatura del agua al bañarlo sea la adecuada. Evitar cargar al niño o acercarse a él cuando se manejan líquidos o alimentos calientes. 

-    Colocar protectores de enchufes y sellar ranuras o agujeros que puedan estar a su alcance. 

-    Desenchufar los aparatos eléctricos después de utilizados y observar que el cable no cuelgue para que el niño no se tiente a tirar de él.  

Para evitar caídas:

-    Al momento de cambiarlo de ropa o pañal, es conveniente tener todo lo necesario cerca para no dejar solo al niño y evitar una posible caída de la cama, cambiador o donde se encuentre. 

Para evitar intoxicaciones:

-    Mantener los medicamentos así como los productos de limpieza y cosméticos fuera del alcance de los niños. 

Todos los lactantes y preescolares deben viajar en un Sistema de Retención Infantil (SRI), dispuesto en el asiento trasero. El niño debe ser sentado mirando hacia atrás. Esta disposición comprende hasta los dos años o, en su defecto, hasta que el pequeño alcance la talla o el peso más alto permitido para el SRI.